Tag:

decir que no

El secreto de Babauta: Cómo eliminar lo que no sirve en tu vida

Warren Buffet decía que la diferencia entre la gente exitosa y la gente muy exitosa es que los segundos dicen ‘no’ a casi todo. ¿Y cómo lo hacen? En este podcast te cuento algunos truquis efectivos para poder desechar lo que no es esencial en tu vida; así podrás simplificar tu rutina ¡y dejar de correr!

Entre otras cosas, en este audio te hablo de mi último descubrimiento: el libro Zen to Done (Productividad Zen, en su versión en castellano) de Leo Babauta. ¡Me encanta! Babauta propone un conjunto de hábitos para que puedas organizarte y mejorar tu gestión del tiempo, para que simplifiques tu vida, tengas las cosas bajo control y, por fin, consigas que las cosas se hagan.

Una de las propuestas que me maravilla de este libro (además del octavo hábito, “simplificar”, del que te cuento en el postcast por qué me dejó helada) es que el autor no te agobia. Te dice: “ey, practica de uno a uno cada objetivo. No te agobies”. Como mucho –recomienda- céntrate en 2 ó 3 de ellos simultáneamente y en mantenerlo 30 días.

Qué maravilla: paso a paso y con calma caminamos mejor. ¿No?


¿Y qué vas a encontrar en este podcast?

0:32 – No decimos “no” por creídos o fashion
0:48 – El sentido esencial de decir que no
1:35 – La verdadera tentación
2:40 – ¿Qué acepto en mi vida solo por miedo?
3:30 – La metáfora del trapecio
3:52 – La fórmula secreta a la hora de elegir
4:33 – Último descubrimiento: Leo Babauta y su libro “Productividad Zen”
5:03 – El octavo hábito de Babauta, un hallazgo
5:15 – (1) Elimina (Lo que quité en mi vida)
6:29 – (2) En busca de lo esencial (¿cuáles son las acciones esenciales?)
7:07 – (3) Sin compromisos
7:35 – Lo que me impactó: la diferencia entre “rellenar” el calendario y actuar de forma consistente
9:08 – ¿Por qué hacemos la mayoría de las cosas?

Los diez mandamientos de Babauta

Aquí te dejo el resumen de los diez hábitos que plantea Babauta. En su libro –que no es muy extenso y que aboga por la simplicidad- dedica un capítulo a profundizar cada uno de estos hábitos.

1. RECOLECTAR. Lleva siempre contigo una pequeña libreta (o cualquier herramienta de captura de información que te sea útil) y escribe en ella cualquier tarea, idea, proyecto o cualquier otra información que produzca tu cabeza. Saca todo esto de tu cabeza y ponlo en papel. Así no lo olvidarás.

2. PROCESAR. Dejar que la información de la bandeja de entrada se acumule es atrasar en la toma de decisiones. Procesa tus bandejas de entrada (correo electrónico, bandejas físicas, buzón de voz, libreta) al menos una vez al día, y más frecuentemente en el caso en el que sea necesario.

3. PLANIFICAR. Cada semana, haz una lista de los Big Rocks (las tareas más importantes) que deseas completar durante esa semana, y prográmalas para ser las primeras que realices. Asegúrate de cumplirlas.

4. HACER. Selecciona una tarea y céntrate exclusivamente en ella. En primer lugar, elimina todas las distracciones, como el email, el teléfono móvil, Internet en el caso en el que sea posible, y el desorden de tu escritorio. A continuación, imponte una cantidad de tiempo para trabajar en dicha tarea. No permitas que nadie te interrumpa.

5. UN SISTEMA SIMPLE Y CONFIABLE. Haz listas, pero no crees un sistema complicado. Deja de probar constantemente nuevas herramientas. Es una pérdida de tiempo, tal como suena. Céntrate en lo que tienes que hacer ahora, no en jugar con tu sistema o tus herramientas.

6. PON LAS COSAS EN EL LUGAR QUE CORRESPONDA. El material entrante, gestiónalo: ponlo en tus listas, en una carpeta en tu sistema de almacenamiento, o a tu bandeja de salida si vas a delegar, o a la basura. No apiles las cosas para ordenarlas más adelante.  

7. REVISAR. Revista cada semana tus objetivos: comprueba el progreso realizado durante la última semana con respecto a tus metas anuales, y decide qué pasos seguir para acercarte a ellas durante la siguiente.

8. SIMPLIFICA. Revisar tus listas de acciones y proyectos con el objetivo de ver si es posible simplificarlas. Elimina todo menos los proyectos o las tareas esenciales, de tal forma que te puedas centrar en ellos. Asegúrate de que tus proyectos y tareas están en concordancia con tus proyectos anuales y metas en la vida.

9. RUTINAS. Intenta adoptar el hábito de crear rutinas. Un hábito matinal, por ejemplo, podría incluir examinar tu agenda, repasar tus listas, establecer tus tareas más importantes, hacer ejercicio, procesar el correo y las bandejas de entrada, y completar la acción más importante del día.

10. ENCUENTRA TU PASIÓN. Si tu trabajo es algo que te apasiona, no solo no procrastinarás, sino que te encantará hacerlo y querrás hacer más. El hábito a formar es el de buscar constantemente cosas que te apasionen, y ver si eres capaz de hacer una carrera de ellas.

👉  ¿Vives ya como quieres? Para ponerte en marcha, descubre en este test gratuito de qué pie cojeas a la hora de organizar tus horas.

6 marzo, 2019 0 comment
1 Facebook Twitter Google + Pinterest